martes, 24 de noviembre de 2009

COMO UN POLLO SIN CABEZA



Desde siempre me ha gustado el rugby, curioso ya que los deportes de equipo nunca me han ido con mi manera de entender el deporte, pero el rugby ha sido y es diferente. Pero bueno si se habla de rugby, para mi hay que hablar del gran Jonh Lomu y hoy he leido en el Mundo Deportivo el siguiete articulo que aún lo hace más grande:

Quizás corrí un poco como un pollo sin cabeza, pero estoy bastante satisfecho. Era mi primer partido y no buscaba hacer nada espectacular. Di lo mejor de mí, pero no esperaba milagros". El propio Jonah Lomu es consciente de que es una sombra de sí mismo, pero a tozudez pocos deportistas le igualan. Retirado en 2007 harto de querer y no poder recuperar su sitio en el rugby tras el transplante de riñón en 2004, el domingo reapareció jugando con el Marsella-Vitrolles de la 3ª División francesa. Fue la atracción y llenó el estadio con 2.500 espectadores, pero su papel en el campo fue secundario a pesar de la abultada victoria (63-18) de su equipo ante el Montmélian.
"Hago esto por mí y por mi hijo Braylee. Tengo ganas de enseñarle que con voluntad aún puedo ser un buen jugador. Quiero que vea a su papá en el campo y no sólo como un viejo libro de rugby", admitió el neozelandés en octubre al diario 'L'Équipe'. O sea, Jonah, de 34 años, espera dar un epílogo digno a las memorables páginas deportivas que escribió en el pasado, cuando era el terror de las defensas rivales, el primer icono del rugby global. Sus carreras eran devastadoras, era como una locomotora sin freno: corría los 100 metros en 10"70 a pesar de sus medidas de gigante (1,96 m y 120 kgs).

'All Black' a los 19 años

Con semejante arsenal se convirtió en el 'All Black' más joven de la historia, 19 añitos en 1994. Hasta 2002 sumó 63 internacionalidades y 37 ensayos, 15 de ellos en Copas del Mundo (1995 y 1999), récord vigente. Sin embargo, una enfermedad renal coartó su vuelo desde 1996. Peleó con ella sin querer operarse temiendo que el transplante acabaría con su carrera: incluso prefería diez horas diarias de diálisis, pero en julio de 2004 debió pasar por el quirófano.

Después intentó recuperar su nivel con la idea, sin éxito, de acudir al Mundial-2007, una decepción que zanjó su adiós tras jugar con North Harbour (liga provincial de su país) yel Cardiff galés.

En marzo pasado, con 150 kgs a cuestas, empezó a preparar su regreso al rugby haciendo culturismo hasta perder 35 kgs en seis meses. Lomu tilda de "formidable" la acogida vivida en Vitrolles. "En el partido me costó un poco entender a mis compañeros porque hablan muy rápido en francés. Les he pedido que hablen más despacio", comentó Lomu, un acicate en el club. "Todos quieren estar a la altura de Jonah y en adelante darán lo mejor de sí mismos", dice el presidente, Claude Atcher. "Para él, es un renacimiento después de una larga etapa de sufrimiento".

Xesc Terés

No hay comentarios: