lunes, 31 de octubre de 2011

MARATHON DE SANT LLORENÇ.







Crónica Maratón Sant Llorenç 2.011.

Podría definir deportivamente hablando este año 2.011 igual que la situación política económica mundial: inestable, insegura, imprevisible e incluso fatal, pero gracias a mi carácter positivo, curioso y mi gran pasión por el deporte he podido encontrar lo mejor de esta situación.
Cuando hice la planificación de esta temporada el objetivo para esta Maratón era súper exigente ya que quería buscar la mejor posición posible así como un tiempo sub- 4 horas 10 minutos animado por el buen principio del año. Por suerte la vida me regalo una lesión en el dedo del pie a finales del mes de junio cosa que me impidió participar en la Nuria Queralp y por si fuera poco con este regalo, el mundo laboral me regaló varios viajes de trabajo que me impidieron realizar los objetivos que tenía en mente este año, la Ronda del Cims y los 100 km de Bezama.
Así que, con el coco más liado que nunca, sin ganas de competir en nada ya que solo tenía ganas de entrenar a mi aire y buscar nuevos alicientes desconocidos, pasó el tiempo hasta septiembre. Sin haber entrenado casi nada de montaña me presenté en la línea de salida de Cavalls, más que nada por el compromiso con varios amigos. Pero como todo en la vida cuando las cosas no están claras, la cosa fue a medias y decidí retírame a mitad de carrera por no estar disfrutando.
Después de Cavalls me pregunté: ¿ Xesc que hacías en Cavalls? Me di un montón de respuestas pero ninguna me convencía al 100%. Por lo que después de varios días comiéndome el coco decidí terminar la temporada con las dos carreras que estaba inscrito, las maratones de Sant Llorenç y la del Montseny pero solo, como si fueran un entreno y a ser posible en compañía de buenos amigos.
Así que a las 7:15 del domingo 30 de octubre estaba en la línea de salida de Sant LLorenç junto a mis buenos amigos David Moreno, Marc Sala y Manel Astals dispuesto a ver que le pasaba a mi cabeza esta vez. Me encantó la salida, los cuatro juntos charlando y riendo sin pensar en nada, solo correr por mi zona de entreno habitual. Al llegar al Coll de Grua que es donde empieza la primera subida larga Manel pasó un bache y decidimos hacer dos grupos, uno con David Moreno que por suerte está completamente recuperado de su lesión y el debutante Marc Sala que iba fresquísimo y un segundo grupo con Manel y un servidor.
En tres horas llegamos a la cima de la Mola pero Manel no estaba del todo bien, estaba mareado, el pulso alterado, pero como decía Napoleón el valor se demuestra en la batalla y Manel sacó todo lo que llevaba dentro para remontar la situación. A partir de este momento hacemos un pacto de los que no están escritos y no hace falta explicarlos, lo único importante realmente es avanzar, compartir, divertirse y disfrutar de todo lo que va pasando aún que sea negativo y así fueron pasando los kilómetros. A Manel le fue súper bien mi ayuda y a mi me fué perfecta su compañía.
Al final llegamos a Sant Llorenç los dos juntos súper contentos en un tiempo de 5 horas 36 minutos, consiguiendo poner en orden todas las ideas que bailaban en mi interior.
Así que por lo pronto la próxima semana voy a participar en la Maraton del Montseny con el objetivo de conocer un circuito nuevo para mi y voy a intentar apretar para ver que tal estoy realmente, ya que como he comentado he hecho muchos kilómetros en plano y pocos en montaña y compartiré además la carrera con unos buenos amigos de Galicia que participan en ella.
A partir de aquí solo voy a participar en circuitos, distancias o pruebas nuevas para mi y con el único objetivo de disfrutar del ambiente y de las amistades aún que esto represente llegar con tiempos o posiciones malas. Intentaré también preparar a conciencia 1 o 2 pruebas al año para experimentar con el cuerpo y la mente y descubrir hasta dónde pueden llegar si lo exprimes al máximo.

Xesc Terés.

1 comentario:

Jose Brehcist dijo...

Me parece una decisión muy acertada el salir a disfrutar sin mirar la posición. Y como bien dices con 2 grandes retos para probar el cuerpo y la mente tendría que ser suficiente.
Saludos y suerte en el Montseny