viernes, 3 de febrero de 2012

RECUERDOS.



Con este frio de estos días me viene en mente la calor que llegue a pasar en el 2.009 en mi participación en la Badwater 2.009.

Pero lo curioso o lo mejor de todo es que mi recuerdo de aquella aventura no es la calor, ni la distancia, todo que ambas cosas fueron muy duras, 217 km de asfalto con un desnivel positivo de 4.000, casi todo este desnivel en los últimos 130 km ya que la prueba termina en "Mt. Whitney Portal" a una altitud de 2.533 mts por lo que "solo" en los últimos 17 km hay 1.700 mts de D + todo ello acompañado de un temperatura mínima de 42º y máxima de 52º

Mi mente solo recuerda lo que llegue a vivir en aquella experiencia, aprendí en mis carnes algo que ya sabia pero que nunca había vivido en mis carnes. EL PODER DE LA MENTE.

En el 2.009 fue un año muy duro en casi todos los campos de mi vida, mi difunto padre estaba luchando para arañar unos días a la vida, en el trabajo un montón de problemas al cerrar una parte de la producción local y arrancar una nueva en Turquía, a nivel deportivo había vivido en poco más de 8 meses dos retiradas en dos carreras,cosa que mi ego no aceptaba ya que hasta ese momento solo podía contar con 2 retiradas en los 26 años que llevaba compitiendo todo y que los motivos eran justificados (en la Nuria Queralt por culpa de una lesión en la cadera y en Namibia un corte de digestión ).

Así con este pajarón mental me presente a la linea de salida dispuesto a correr una distancia jamas corrida, en un terreno que no era el mio y con una temperatura que en mi vida había experimentado fuera de una sauna, je,je inteligencia pura.

Pera más ambiente el destino me regaló a los pocos kilómetros el dolor de la cadera que me impedía poder correr, el dolor era horrible, me pinzaba el nervio ciatico y era una tortura cada zancada y los fantasmas de las dudas aparecieron en escena hablando todos a la vez diciendo: Xesc que estas haciendo, aún te queda más 170 kilómetros, no vas a llegar, vale la pena tanto esfuerzo, retírate, no vale la pena...

Aún recuerdo como si fuera ahora mismo los ánimos de mi hermano Jaume animándome a seguir " para Xesc, descansa, estira, come, camina, ponte más hielo, tomate otro antiflamatorio" pero yo cada minuto que pasaba lo veía más negro. Así que en el kilómetro 60 opte por parar y hablar con mi mujer para decir que me retiraba.

Su respuesta: Que dices?
Mi respuesta: Que no puedo más me retiro.
Su respuesta: Porque?
Mi respuesta: No puedo más, me duele mucho la cadera.
Su respuesta: Y? Tienes fiebre? Has vomitado? Tienes diarrea?
Mi respuesta: No... Pero no puedo más, no puedo correr, y aún queda mucho.
Su respuesta: Ok pero veo que aún puedes caminar y si te retiras ahora podras caminar, no?
Mi respuesta: Un tímido "si".
Su respuesta: Púes sigue adelante, camina, para cuando no puedas más a descansar un poco y si eres el último no pasa nada, mejor el último que no un retirado.Si por desgracia vas tan despacio que estas fuera de tiempo, no pasa nada sera el destino quien te ha echado, no tu.

Así que la opción de retirarme no era valida y continué. Pero lo más curioso que al tener claro el objetivo, sin fantasmas de ningún tipo, mi mente se libero y aún que el dolor no se fue en ningún momento, empece a disfrutar de la carrera, aprendiendo que el dolor es débil si hay ilusión y esperanza.

Como la mayoría de películas americanas que todo termina bien, finalize la Badwater en la posición 35 y con la valorada Hebilla de finisher.

Video oficial de la carrera: http://www.youtube.com/watch?v=vk01o6D4TFc


Xesc Teres.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Que grande tu mujer!
Me he emocionado leyendolo.